MÉTODO RPG

La Reeducación Postural Global (RPG) es un innovador método de fisioterapia desarrollado por el fisioterapeuta francés Philippe Souchard, e introducido en España hace ya más de 30 años.

Philippe E. Souchard, fisioterapeuta, es el creador de la Reeducación Postural Global. Ha publicado 17 libros en francés traducidos a múltiples idiomas. Enseña su método en más de 15 países, entre ellos, Francia, España, Italia, Bélgica, Portugal, Canadá, Brasil, Argentina…etc. y en la actualidad son más de 25.000 los fisioterapeutas de todo el mundo formados en éste método.

Es un método de fisioterapia suave, progresivo y activo, que puede ser aplicado en cualquier edad respetando las posibilidades de cada persona.

Esta terapia se fundamenta en el análisis minucioso, estudio y observación de la anatomía, la fisiología y la manera en que enferma el ser humano.

La RPG parte de la individualidad de cada persona para diseñar un tratamiento globalque, partiendo de los síntomas que presenta, busque y resuelva las causas que los han provocado.

La RPG destaca por la lógica de los principios en los que se basa y por su eficacia en los resultados.

Noticia completa en: http://www.rpg.org.es/el-metodo-rpg/definicion-y-principios/

Prevenir los dolores musculares en los conductores de moto

Hemos encontrado esta noticia interesante de Vitonica, y queremos compartirla con vosotros.

Circular en moto por carretera puede ser toda una gozada… o también una fuente de problemas musculares. Partimos de la base de que es necesario llevar una postura correcta que nos permita conducir de la forma más relajada posible, pero aún cuidando nuestra postura es muy posible que aparezca fatiga muscular (creada por la presión del aire creada por la alta velocidad) y algunos dolores musculares muy típicos del uso de este medio de transporte. Hoy te enseñamos a prevenirlos.

La noticia completa en: https://www.vitonica.com/prevencion/motero-aprende-a-prevenir-los-dolores-musculares-mas-frecuentes

Prevenir la atrofia muscular, la rigidez articular y la aparición de trombosis

Segín El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) ha dedicado su videoconsejo del mes de abril a los cuidadores no profesionales que se encargan de los cuidados domiciliarios de personas encamadas, indicando una serie de técnicas y recomendaciones bastante sencillas que les facilitarán la ejecución de una práctica indispensable en estos casos: los cambios posturales de los enfermos.

En el nuevo corto de animación de su campaña ’12 meses, 12 consejos de salud’, el Colegio recuerda que la aplicación de técnicas de Fisioterapia contribuye a prevenir las complicaciones más típicas que aparecen en los pacientes encamados, como la atrofia muscular, la rigidez articular o la aparición de trombosis venosas.

Según explica el secretario general del Colegio, José Santos, el paciente encamado está expuesto a numerosas complicaciones: escaras, infecciones respiratorias, trombosis venosas o atrofia muscular.

“Los cambios posturales van dirigidos a movilizar al paciente encamado que no se puede mover por sí mismo para evitar estas complicaciones”, asegura Santos

Para leer el articulo completo pinchen en: http://www.consejosdefisioterapia.org/la-fisioterapia-ayuda-a-prevenir-la-atrofia-muscular-la-rigidez-articular-y-la-aparicion-de-trombosis-en-pacientes-encamados/

Síndrome subacromial

Segun Healthy Children, El síndrome subacromial es una lesión por uso excesivo del hombro que provoca dolor en la parte frontal o al lado del mismo. El dolor se siente más cuando se eleva el brazo o se extiende al lado. El síndrome subacromial también se conoce como tendinitis del manguito rotador, síndrome subacromial, tendinitis del supraespinoso y bursitis del hombro.

El síndrome subacromial es común en nadadores y atletas que practican béisbol, tenis y voleibol. Puede presentarse también en levantadores de pesas, gimnastas, buzos y remeros. Las causas incluyen un aumento rápido en la sobrecarga de actividad, desequilibrio de debilidad o fuerza en los músculos del manguito del rotador o escapulares, anormalidades de postura corporal, inestabilidad de las articulaciones del hombro, o entrenamiento o técnica inadecuados.

La siguiente información es de American Academy of Pediatrics y resume las fases y objetivos del tratamiento para el síndrome subacromial.

Fases y objetivos del tratamiento para el síndrome subacromial

Tratar el síndrome subacromial implica limitar la actividad que ocasiona el dolor y usar hielo y medicamentos antiinflamatorios sin esteroides (NSAID) para ayudar a reducir la inflamación. Los síntomas del síndrome subacromial disminuirán con el reposo, pero la condición no se resolverá completamente hasta que se hayan identificado y corregido las causas subyacentes.

 

Fase        Objetivos Métodos  Comentarios 
I Controlar el dolor
  1. Limite la sobrecarga de actividad o cualquier cosa que provoque dolor.
    • Lanzadores – limiten el lanzamiento; pueden intentar jugar en primera o segunda base.
    • Tenistas – limiten los servicios y golpes con fuerza.
    • Nadadores – limiten el estilo mariposa, libre y paletas de mano.
  2. Hielo, NSAID.
  1. Las otras fases de rehabilitación no serán eficaces hasta que se controle el dolor.
  2. La hinchazón dentro del hombro puede empeorar el dolor y contribuir a una lesión.
  3. El dolor puede disminuirse al limitar otras actividades o cambiar la técnica para actividades que provoquen dolor.
II Ejercicios terapéuticos
Corregir la mala postura corporal. Restablezca la fuerza con estabilizadores escapulares.
  1. Estire los músculos anteriores de la pared torácica; fortalezca los músculos interescapulares con ejercicios tipo remo (Figura 1), y fortalezca los estabilizadores escapulares con ejercicios de protracción para el hombro (Figura 2).
  2. Use tubos elásticos o pesas para fortalecer los rotadores externos del hombro.
La postura corporal adecuada es muy importante – el pecho afuera y los hombros atrás. Estos ejercicios fortalecen partes del cuerpo que ayudan con la postura y mantienen los huesos de los hombros en una posición adecuada.
III Manténgase en forma; fortalezca las áreas relacionadas
  1. Continúe con aspectos del deporte que no requieran sobrecarga de movimientos o provoquen dolor.
  2. El acondicionamiento general, incluyendo ejercicios aeróbicos (correr, ciclismo, patalear para nadadores).
  3. Fortalecimiento de las extremidades inferiores y del tronco.
La fuerza en las piernas, las caderas y el tronco es importante para maximizar la fuerza y potencia del brazo al lanzar o practicar tenis. Esta parte de la rehabilitación puede llevarse a cabo mientras el dolor del hombro disminuye.
IV Restaure la función
  1. Reanude la sobrecarga de movimiento de manera gradual según lo permitan los síntomas.
  2. Corrija la técnica o el entrenamiento.
  1.  Para lanzadores, sigan un programa por niveles para regresar a lanzar.
  2. Tome en cuenta una evaluación biomecánica si se sospecha de errores en la técnica de un lanzador, nadador o jugador de tenis.
V Terapia de mantenimiento; prevenir lesiones recurrentes Continúe con ejercicios de mantenimiento que hayan sido prescritos y cualquier corrección en la técnica o en el régimen de entrenamiento que haya ayudado con la recuperación. Incluya ejercicios que le ayuden a prevenir los desequilibrios de fuerza que ocurren con la sobrecarga repetitiva de la actividad y contribuyen a las lesiones. Los atletas deben continuar con ejercicios específicos importantes después de la terapia. Por lo general, estos no son tan extensos o consumen tanto tiempo como un programa de rehabilitación.

 

Figura 1. Fortalecer los músculos interescapulares con tubos elásticos.

Figura 2. Ejercicios de protracción para el hombro (equilibrio con un brazo sobre una tabla tambaleante o un balón desinflado).

La matronatación ¿Qué es?

Una embarazada se sumerje en el agua.
Una embarazada se sumerje en el agua.

Desde hace un par de años, muchas de las conversaciones que tengo con mis amigas terminan girando en torno a la maternidad. No importa que empecemos hablando de ropa, del último libro que hemos leído o de la serie de televisión a la que estamos enganchadas; la verdad es que al final, los embarazos, los bebés y sus cuidados terminan por aparecer en escena y hacerse un hueco en nuestros cafés semanales.

Ya sea por formación profesional o porque quedan menos de seis semanas para conocer a Martín, me encanta hablar de este tema.

Como madre primeriza sé que aún tengo muchas (muchísimas) cosas por aprender (aún sigo peleándome con el carrito para ser capaz de plegarlo y meterlo en el coche), pero como fisioterapeuta creo que, de cara al parto, estoy muy bien preparada.

Con ese objetivo nació esta columna: para ayudar a otras madres durante su embarazo, parto y postparto, y para además compartir mis andaduras como futura mamá.

Desde la famosa semana 12 los cambios en mi cuerpo comenzaron a ser evidentes. Varió mi centro de gravedad y mi postura, por eso fue necesario potenciar a través de ejercicios suaves la musculatura de la zona lumbar y abdominal. Parir es un esfuerzo muscular que deja agujetas en tu cuerpo y este es un hecho que no podemos perder de vista. También aprendí a respirar de manera adecuada (ritmos y contractibilidad), con el principal objetivo de ser capaz de llevar un ritmo en el momento de los pujos para hacer lo que llamamos pujos eficaces.

Sin embargo, una de las actividades con las que me estoy sintiendo más a gusto durante este proceso y que creo que mejor te entrenan de cara al parto es la matronatación.

La matronatación no es simplemente hacer deporte dentro del agua. Es entrenarnos para el parto en un medio que favorece nuestra flotación acompañadas de una matrona que dirige los ejercicios y los enfoca en cada etapa.

La capacidad de ingravidez que nos da el agua me ayuda a adoptar posturas que serían imposibles de realizar sobre una colchoneta, mejorando mi flexibilidad y ayudando a mantenerme en forma sin riesgo de lesiones. Mientras, la resistencia que ofrece el agua me ayuda a trabajar la fuerza de mis músculos y a tonificarlos.

Además, mis articulaciones, que están sometidas al peso extra de mi embarazo, se alivian y se relajan. Se activa mi circulación sanguínea, mejora la oxigenación y doy fe de que, hasta la fecha, no tengo ninguna variz reseñable y mis tobillos no están hinchados. Desde que lo probé, vivo metida en el agua, como un pez. No hay quien me saque.

Me divierto muchísimo porque tanto Loreto como Laura son muy profesionales, siento que a Martín también le gusta y que mi respiración ha mejorado bastante. Hacemos estiramientos, ejercicios de fuerza y de equilibrio. La matronatación me permite controlar mis pulsaciones y no llegar al punto de fatiga, porque fatigarse produce ácido láctico (el culpable de las agujetas) y este ácido es una sustancia tóxica para el bebé.

Por otro lado, he estado haciendo un entrenamiento mas privado. Como hemos hablado en otro post, mi pelvis lo necesitaba. Cuando me hice el estudio de parto me di cuenta de que mis puntos débiles eran dos grupos musculares: por un lado el dorsal ancho y por otro aductores, con lo cual, una vez identificados, me puse manos a la obra para mejorarlos a través de la matronatación y el Pilates.

Estos ejercicios me ayudan a vivir mi día a día con total normalidad y mi ritmo de trabajo también, así que no solo van encaminados a estar preparada de cara al parto sino que durante el embarazo nos encontremos bien.

Así que, después de tanta agua, ya os contaré cómo Martín afronta su primer baño