– Accidentes cerebro-vasculares (hemiplejías, trastornos neurológicos…): Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno. Las células cerebrales pueden morir, lo que causa daño permanente. La presión arterial alta es el principal factor de riesgo para los accidentes cerebrovasculares.

 El objetivo del tratamiento después de un accidente cerebrovascular es ayudarle a recuperar la mayor funcionalidad posible y prevenir accidentes cerebrovasculares futuros.